Inicio

Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida (Anatole France. Paris 1844 – 1924).

Y así, un día del año 1995 despertó nuestra energía interior dos lindos gatitos y un pícaro perrito. Actualmente seguimos viviendo con lindos peludos y nuestros simpáticos canarios. Hoy nos resultaría imposible el poder vivir sin una animal junto a nosotros. En esta vida tan sumamente compleja, el poder girar la mirada y saber que puedes ver sus rostros felices es como un dulce bálsamo para nuestros sentidos.

JMJ